Cuando se realiza el proceso de inspección de un equipo o una instalación, realmente se está procediendo con un ejercicio bajo condiciones específicas del momento, las cuales posteriormente pueden cambiar según diversos factores y llegan a afectar positiva o negativamente su funcionamiento; en el caso especifico de los ascensores, estas son maquinas que trabajan en muchos casos sin parar las 24 horas del día y adicional a esto, el equipo interactúa entre otros, con residentes, con personal de mantenimiento y es expuesto a diversos factores ambientales, según el uso y el lugar donde se encuentran ubicados.

Considerando lo anterior, un ascensor requiere un mantenimiento periódico, el cual debe estar soportado con su respectivos informes y reposar en la hoja de vida del equipo, debe adicionalmente contar con un programa de mantenimiento preventivo; el resultado del optimo mantenimiento se garantiza por medio de las Certificación que otorga un Organismo de Inspección de equipos de transporte vertical acreditado ante el ONAC – Organismo Nacional de Acreditación de Colombia-; ahora bien, al obtener la certificación por primera vez no es suficiente, es un ciclo que no se cierra, por consiguiente, periódicamente debemos seguir realizando los programas de mantenimiento y así mismo, anualmente la recertificación, ya que como se mencionó inicialmente las condiciones de certificación pueden variar por el uso constante del equipo, mantenimientos realizados de manera incorrecta, uso inadecuado del
equipo o simplemente desgaste de la infraestructura de la Copropiedad o del equipo como tal.

Leonardo Basabe
Gerente General – Certinext

Categorías: Sin categoría

1 Comentario

Grace · 5 junio, 2021 en 3:42 pm

Un post muy interesante. Gracias por la ilustración. Saludos.

Deja un comentario

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *